Interés Gral

Internacionales TODO LISTO PARA EL CAMBIO DE MANDO EN EE.UU

Toma de posesión de Biden: ¿podrá el nuevo presidente recuperar la unidad y credibilidad de Estados Unidos tras la polarización extrema de la era Trump?

  • Gerardo Lissardy
  • BBC News Mundo, Nueva York
6 horas
Votantes de Trump y Biden con carteles.
Pie de foto,Joe Biden ganó las elecciones, pero la polarización sigue vigente.

El presidente entrante de Estados Unidos, Joe Biden, ha repetido una frase desde que ganó las elecciones en noviembre: «Estados Unidos está de vuelta».

Se trata de un mensaje dirigido tanto al resto del planeta como al interior de su país.

A nivel global, su intención declarada es que Washington vuelva a «liderar el mundo» después que el presidente saliente, Donald Trump, replegara a EE.UU. de acuerdos internacionales, tensara viejas alianzas y debilitara organismos multilaterales.

En el plano interno, Biden pretende enterrar los tiempos de polarización y conflicto que caracterizaron al gobierno de Trump, con el propósito también declarado de «sanar» y «unificar» al país.

EE.UU. quedó estremecido por el ataque al Capitolio, fracturado políticamente, diezmado por una pandemia de covid-19 que ha matado más de 400.000 personas, castigado por una colosal crisis económica y cuestionado por sus aliados.

Entonces, ¿podrá Biden reparar la unidad y credibilidad de EE.UU. tras la era Trump?

«Una oportunidad»

Parece evidente que para recuperar el liderazgo de Washington en el tablero internacional, Biden debería lograr primero cierto orden en casa.

De lo contrario, todo será aún más arduo para el demócrata.

¿Qué países seguirían a una potencia sacudida ella misma por varias crisis a la vez? ¿A cuántos gobernantes puede persuadir un presidente incapaz de liderar en su propio país?

Sin embargo, algunos expertos creen que el contexto actual de EE.UU. puede permitir a Biden avanzar su agenda interior con una eficacia impensable poco tiempo atrás.

No se trata tan sólo de que las crisis del coronavirus y la economía plantean urgencia para que el gobierno actúe.

Biden prevé por ejemplo impulsar un plan de estímulos y ayudas por US$1,9 billones con la mayoría que tendrá en ambas cámaras del Congreso.

Biden y Harris
Pie de foto,Biden gobernará junto a la primera vicepresidenta de la historia.

Además, Trump ha perdido parte de su capital político al evitar reconocer el triunfo de Biden, denunciar un fraude electoral sin presentar pruebas, y sobre todo después que una turba de sus seguidores invadiera el Congreso el 6 de enero.

El Partido Republicano pasa a la oposición dividido entre quienes toman distancia de Trump y quienes aún lo apoyan.

«Biden tiene la oportunidad de atraer a un espectro más amplio de estadounidenses que el 4 de noviembre, el día después de las elecciones. Trump, al comportarse tan mal, le ha dado al presidente entrante un regalo, o al menos una oportunidad. Y ahora veremos cómo la aprovecha», señala William Galston, un experto en política interior de EE.UU. en la Institución Brookings que asesoró al expresidente Bill Clinton.

«Será muy difícil para Biden unir al país, pero no imposible. Detrás de los desacuerdos obvios hay acuerdos subyacentes en el pueblo estadounidense sobre lo que debe hacerse (…). Distintas encuestas indican que muchos estadounidenses desean un término medio, más compromiso, más progreso práctico», dice Galston a BBC Mundo.

Algunos creen que la persona indicada es Biden, un demócrata moderado que fue vicepresidente de Barack Obama tras acumular años de experiencia en el Senado y que ha buscado eludir la polarización política.

Pero lo cierto es que reducir las enormes grietas políticas, económicas y raciales de EE.UU. demandará el compromiso de mucho más de una persona, aunque ésta sea el presidente.

FUENTE BBC NEWS

Comparte

Te puede Interesar