Deportes

BOCA CAMPEÓN DE LA COPA DIEGO ARMANDO MARADONA

Boca: valor, desahogo y replanteo
Esta vez tuvo carácter y personalidad para superar un momento bravísimo. Increíble cómo se metió solito en líos y pudo sacar la cabeza con este título. Si no era campeón.
«¡¡¡Vamooos Boooca…!!!”. El grito de descarga de Salvio frente a las cámaras pasada la medianoche fue el de todos los hinchas. El de los jugadores, el de Riquelme, el del resto de los dirigentes. Un desahogo muy esperado después del palazo de la semana pasada. ¿Y por qué Boca, siendo nuevo campeón del fútbol argentino, anduvo coqueteando con un cierre de temporada a puro golpe, cuando tenía mucho para disfrutar? Porque hay que ser crudos, realistas, lo que hubiese significado perder contra Banfield. Y más, que se escapara la copa en el último minuto de descuento y después en los penales… Esta vez el plantel mostró fiereza y tuvo el carácter que no mostró en Brasil cinco días atrás. Se despertó, aunque no es para decir a tiempo, porque la que dejó pasar mansito contra el Santos no debe olvidarla, para aprender. Ni puertas adentro ni para la gente. Justamente, por algo varios de aquella noche penosa fueron borrados desde el arranque para esta final que llegaba con alta presión, porque lo de la Libertadores terminó muy mal, más por la forma que por el resultado.
Esta vez Boca solito se metió en una difícil, sin que el rival de toda la vida lo amargara ni lo hiciera sufrir. Le había arañado el anterior campeonato en marzo con un gran sprint final; le había empatado el superclásico sobre la hora, lo había dejado segundo en el grupo para llegar a la final y encima River se había quedado antes afuera de la Libertadores. Pero increíblemente se autoflageló con un partido paupérrimo y estuvo a punto de sufrir otro sopapo por el empate milagroso de Banfield, con dos hombres de más, y la obligación de los penales. Jugó mejor sin ser un gran equipo (como en toda la temporada), peleó todas y tuvo entereza para meter los cinco en un momento calentísimo. Y sin olvidar lo que pasó en la Copa, que tiene que servir para replanteos, para tomar decisiones, el final tremendo de la Copa Maradona le saca un gran peso y le da una alegría para celebrar pese a que, a no engañarse, éste no era el gran objetivo. Pero por cómo se dio, por todo lo que pasó, el 70 lo puede festejar. A darle valor… y a armar un equipo.

FUENTE OLÉ

Comparte

Te puede Interesar